A causa del COVID, todos los juristas y administradores de fincas, expertos en propiedad horizontal, habían venido demandando una regulación normativa que permitiera utilizar las nuevas tecnologías para celebrar juntas de propietarios telemáticamente.

Afortunadamente, se aprobó el Real Decreto Ley 8/2021 de 4 de mayo a través del cual se prevé la posibilidad de la celebración de las juntas telemáticas como solución al grave problema del contagio del coronavirus.

Destacar y hacer mención al hecho de que la iniciativa ha venido a manos del Consejo General de Colegios de administradores de fincas, ya que presentó en el mes de marzo una iniciativa legislativa ante el Parlamento , que ha derivado finalmente en la aprobación de este Real Decreto en el Consejo de ministros del pasado 4 de mayo del presente año 2021.

Todas las medidas de este  RDL 8/2021 buscan evitar la paralización de las reuniones de las juntas, que afectan a la obligación de aprobar el plan de ingresos y gastos previsibles, las cuentas correspondientes y el presupuesto anual, así como los nombramientos de los órganos de gobierno.

No obstante, aunque es verdad que la aprobación de este Real Decreto es un paso adelante, no es menos verdad que su regulación es escasa, porque tan solo se refiere a la posibilidad de la celebración de la junta telemática, pero sin explicitar de una forma clara y concisa cómo hubiera sido deseable, la forma en la que se debe proceder por parte del presidente y administrador de fincas para formalizar la convocatoria de la junta de propietarios, para evitar situaciones de indefensión, dejándose así al arbitrio de los profesionales del derecho y la administración de fincas la forma en la que se debe llevar a efecto la convocatoria.

Lo más relevante de todo esto, es que este RDL 8/2021 suspende la obligación de celebración de juntas hasta el 31 de diciembre de 2021, esto es, deja en suspenso, en stand by, pero no impide. En definitiva, es de sentido común pensar que esto no provoca ningún efecto impeditivo a la hora de celebrar juntas, siempre que la misma, se celebre por videoconferencia, mediante el sistema de emisión del voto por correo postal / comunicación telemática, o presencialmente, siempre claro, que se sigan escrupulosamente todas las disposiciones y recomendaciones sanitarias para evitar contagios.

Se aprueba el Real Decreto que Regula las Juntas de Propietarios ante el COVID